El Tata Martino? Quién coo es ese tío? Y el central? Cuándo lo fichan? 85 lereles la 2 equipación. Mira que son cabrones. Supermán y Batman en una misma película? Demasiados pectorales y paquetes inflamados para tan poco metraje. Reaccionar si el d de ma viene alguien y les dice enteraste?, se murio Gaspar Valverde. Esto me parece una PE LO TU DES. Hoy en d las personas precisan realizar estos tipos de cursos, gastando miles de pesos, en cosas que antes no precisaban ning tipo de formaci acad pero ahora, las distintas empresas exigen en perjuicio de las personas..

As Kevin might say, they didn keep it They lost Maybe all they lost was a sense of adventure, and maybe that being too harsh. Whatever. Times move on and some of us are still plugging away with the same spirit if not entirely the same soundtrack. «Es un tema. Hace poco le mandé a un amigo fotos mías en la ducha, y al día siguiente aparecieron por todos lados. Me quería morir! Tengo que aprender de una buena vez.

Desde su primera exposici en Berl en 2002, los United Buddy Bears han sido apreciados por m de 30 millones de visitantes. Tras pasar por varias ciudades de todo el mundo, en 2009 la iniciativa lleg por primera vez al continente americano, haciendo escala en Buenos Aires y Montevideo. Entre mayo y julio de 2014 estuvo en Copacabana, R de Janeiro..

Pedidos de palmas y de gritar «Argentina, Argentina», «Motherfuckers» dichos por Kennedy por doquier y hasta un solo de batería. Por momentos lo que se veía desmentía al almanaque y transportaba a todos a esos aos ochenta en donde el rock duro era amo y seor de los rankings y las radios. Esa suerte de nostalgia no parecía importarle ni a los músicos ni a la audiencia, que comenzaba a soportar las primeras gotas de una lluvia anunciada por el servicio meteorológico, que por una vez no erró con su pronóstico..

En esos d pensaba que resultaba una bendici tener un motivo para salir con cero grados de temperatura. Me pon mi chaqueta, le pon su correa y agarraba mi infaltable tel m No bien dobl la esquina yo comenzaba a marcar el n de Paula, por ese entonces todo un gran proyecto para el resto de mi vida, todo clandestino e incierto. Masto iba al frente, seguro escuchando mi conversaci El adoraba esa familia, y lo sigue haciendo aunque ya no es la misma que conoci siendo nuestro perro.

De los aos de exilio lo que más recuerda no son historias musicales, sino los viajes familiares que emprendieron durante los casi seis aos que duró la experiencia en el viejo continente. «Nos íbamos un mes todos juntos en auto a conocer lugares», dice Baltasar y se pone de pie, va hasta el escritorio y vuelve con varias fotos en tono sepia. «Mirá, esta es en frica, estoy con un dromedario.».